Siempre sueña y apunta más alto de lo que sabes que puedes lograr.

William Faulkner

Dicen por ahí que soñar es gratis y estoy totalmente de acuerdo, lo que no es gratis es bajar ese sueño a la tierra y comenzar a conquistarlo para acercarse lo más posible a la meta. Tiene un costo claro, pero es posible.

Es importante conocer la meta para saber hacia dónde ir, yo estuve mucho tiempo sin saber hacia dónde iba y quedando a merced de lo que «me tocaba», sintiendo que nada se me daba como yo deseaba pero el problema en realidad era que yo no sabía que quería entonces giraba en un círculo sin salida.

Ahora veo las cosas más claras y puedo combinar mi sueño con mi realidad. Por eso estoy acá para contarte todooo.

Mi sueño

Para mí un sueño es una meta a largo plazo que por lo general está idealizada, es decir, la ponemos en un pedestal y muchas veces la vemos inalcanzable por eso queda dando vueltas en el aire.

 

Un sueño tiene un condimento algo utópico, pero es fundamental ya que como dice el gran Eduardo Galeano » ¿Y entonces para qué sirve la utopía? para eso sirve…para caminar.»

Considero que los sueños sirven para movernos y no importa si son ambiciosos o no, lo importante es que nos acerquemos lo más posible.

Seguramente ya sospecharás con que temática está relacionado mi sueño.

Y estás en lo correcto, mi sueño tiene que ver con viajar con conocer muchos países.

Sueño con que ese mapa esté todo rosa.

No me importa cuánto tiempo me va a llevar pero sé lo que quiero y a dónde quiero llegar y eso es muy importante para saber en que dirección moverme.

No está mal que la meta sea inalcanzable, siempre y cuando te haga caminar, el tema es que esa inalcanzabilidad no sea un pretexto para no avanzar.

Es importante disfrutar del camino y no solo de la meta, porque si yo logro conocer todos los países que quiero dentro de 70 años ¿de qué me sirve solo disfrutar ese momento? yo disfruto de cada viaje y de cada vez que pinto un país de rosa.

Argentina

Brasil

Chile

Uruguay

España

Francia

República Checa

Tailandia

Así viene mi sueño y a seguir caminando. 

La realidad

Detrás de todo esto hay una realidad económica por eso a mi me gusta pensar en mi vida como un conjunto, mi sueño junto con mi propósito y la realidad.

Estoy buscando la fórmula en la que la realidad y mi sueño se den la mano, es decir, una fórmula en la cual pueda vivir de lo que me gusta y que eso me de la libertad y los recursos para seguir cumpliendo este sueño. 

Por ahora de lo único que estoy segura es que para lograr algo hay que proponerselo y para proponerselo hay que conocerlo.

Entonces el principio es ese: conocer la meta.

En mi caso ya se cual es la meta, conocer muchos países, vivir de lo que me gusta y que eso me permita seguir viajando.

El paso que sigue es: el propósito, es decir, el combustible para concretar la meta.

El propósito es tan fundamental como conocer la meta. La meta no tiene que quedar idealizada ni mucho menos, hay que proponerse cumplirla.

Y eso es lo que nos va a dar el combustible para avanzar.

Por ejemplo, cuando yo trabajaba en la farmacia estaba muy lejos de la meta pero tenía que empezar a proponerme cosas y cumplirlas por eso mi propósito para el 2015 fue dejar de trabajar en la farmacia, lo pensé, me lo propuse, tomé decisiones y lo cumplí.

Mi propósito para el 2016 fue comenzar a viajar y ver que tal me iba con eso que «idealizaba» porque hasta el momento era una fantasía que tenía en mi cabeza, no sabía como me podía ir en mi vida de viajera y así fue como me lo propuse, lo decidí, me organicé y lo concreté.

Aclaración: esto que escribo en tres líneas suena fácil pero no lo es.

Mi propósito del 2017 es encontrar sustentarme de lo que me gusta que eso me de libertad y así poder seguir conociendo países. Todavía estoy en proceso pero caminando hacia ahí,  tengo algunos meses para terminar de lograrlo 🙂

Por eso para mí es fundamental saber qué es lo que uno quiere para su vida, y en base a eso ir generando pequeños propósitos que lo lleven a cumplirlo.

La fórmula sería:

  1. Conocer la meta
  2. Crear los propósitos que te acercan a ella
  3. Tomar decisiones
  4. Pasar de la decisión a la acción

Y algo fundamental y creo que una de las claves del éxito es la perseverancia, puede que al principio no se vean resultados pero sin dudas hay que perseverar. 

Hay una frase que a mi me gusta mucho y se las comparto:

«Hay un tiempo para dejar que las cosas sucedan y un tiempo para hacer que las cosas sucedan»

Me gusta mucho porque considero que el tiempo también es algo fundamental y hay que tener paciencia, estar dormido y esperar que el tiempo haga algo no sirve, pero tampoco sirve hacer de todo y querer el cambio ya por eso para mi el equilibrio justo es darse tiempo pero estar atento, despierto, haciendo movimientos.

A mí eso me funcionó, escribirlo en apenas un párrafo parece que fuera fácil y no lo es, por eso dije que bajar los sueños a la realidad no es gratis, tiene un costo, un esfuerzo y muchas cosas más que hay que atravesar para lograr lo que uno busca.

Cada uno de esos 4 puntos son fundamentales si falta alguno no se llega a nada.

Otra aclaración: para mí la meta no tiene que ser definitiva, es decir, el hombre evoluciona al ritmo del tiempo entonces puede que esta hoy sea mi meta y que en 10 años sea otra, lo importante es tener las herramientas para ir hacia esa nueva meta.

Ojalá te guste el relato 🙂

¡Nos vemos por ahí! en facebook o instagram.

Y no te vayas sin descargar tu regalo: >>Aquí<< 

                                                                  suscribete