Sí estás acá sospecho que el tema de tu trabajo te tiene dando vueltas y te cuento que estás en el lugar correcto, ya que yo pasé por eso hace algún tiempo, y acá te dejo mi experiencia de cuando renuncié a mi trabajo.

renuncié a mi trabajo

«Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.»

Confucio.

Primero te quiero contar un poco cómo surgió todo esto.

Un día me comencé a cuestionar el concepto de trabajo.

Porque la definición de trabajo que yo tengo en mi cabeza, tiene que ver con algo que fui absorbiendo de chica, viendo a los adultos que me rodeaban o en el colegio.

Pero un día la palabra trabajo me comenzó a hacer un poco de ruido, porque la tenía asociada a algo negativo.

Recuerdo cuando era chica los domingos a la tardecita, la ciudad de a poco comenzaba a apagarse, todos ya adentro de casa, y empezaba la queja y el bajón porque al otro día era lunes.

«Los lunes no son tan malos, el problema es que tienes el trabajo equivocado»

Por eso lo primero que hice fue buscar la definición de trabajo..

…y ups! 

Etimología. La palabra «trabajo» deriva del latín tripalium, que era una herramienta parecida a un cepo con tres puntas o pies que se usaba inicialmente para sujetar caballos o bueyes y así poder herrarlos. También se usaba como instrumento de tortura para castigar esclavos o reos.

El trabajo, puede definirse como la ejecución de tareas que implican un esfuerzo físico o mental y que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas. 

Como verán me encontré con palabras como; sujetar caballos, instrumento de tortura, esfuerzo físico o mental.

Y ¿Ahora?

Después de leer todo esto ¿Quién quiere trabajar?.

Pero atención, esto no fue todo, ese mismo día jugando con el diccionario, encontré otro diamante.

Jubilación proviene del latín «jubilare«, que significa gritar de alegría.

Pero bueno, como soy bastante itinerante, tampoco me conformé y seguí buscando!!

Y taraaaaaaan!!!

renuncié a mi trabajo

Ahí me cerró todo o mejor dicho no me cerró nada.

Al principio del post empecé diciendo que la palabra trabajo me hacía un poco de ruido, bueno ahora te digo, que después de leer esto, me hace mucho ruido.

¿Cómo es la cosa?

¿Tengo qué trabajar (tortura) los mejores años de mi vida y cuándo llegue a los 65 años, recién ahí puedo gritar de alegría?

Pero… ¿¡Cómo llego a los 65 años después de haber estado toda mi vida haciendo algo que no me gusta!?

¿De verdad crees qué podríamos gritar de alegría?

Como no quiero que te deprimas después de leer todo esto, ¡ahora vamos a lo bueno!

¿Qué es lo bueno?

Que estas a tiempo de cambiar, si es que tu trabajo no te gusta.

Mi objetivo no es estimular vagos, como diría la abuela, «no seas vago y ponéte a trabajar».

Aunque esto parece un boicot al trabajo, la idea es hacerte saber que estás a tiempo de encontrar algo que te guste.

La realidad es que dinero para vivir se necesita, por eso de alguna forma hay que obtenerlo.

Todo esto era para decirte que estas a tiempo de generar un cambio, y la única persona que lo puede hacer sos vos.

renuncié a mi trabajo

Bueno en esta instancia ya sabés que tenes la opción de elegir lo que te gusta.

Pero muchas veces es difícil darse cuenta: si uno está a gusto con su trabajo o en realidad está atrapado por la zona de confort.

Me imagino que ya has oído hablar de la famosa zona de confort. 

Si aún no lo has oído te ayudo un poco…

Zona de confort: (definición que me gustó en wikipedia)

La zona de confort es un estado de comportamiento en el cual la persona opera en una condición de «ansiedad neutral», utilizando una serie de comportamientos para conseguir un nivel constante de rendimiento sin sentido del riesgo.

En psicología, la zona de confort designa un estado mental en que el individuo permanece pasivo ante los sucesos que experimenta a lo largo de su vida, desarrollando una rutina sin sobresaltos ni riesgos, pero también sin incentivos.

Por si no te quedó claro acá te dejo un vídeo que lo explica muy bien!

Cómo renuncié a mi trabajo luego de entender que estaba atrapada en la zona de confort.

Una de las cosas más difíciles de visualizar es: si estás a gusto con tu trabajo o simplemente esa comodidad y seguridad que él te ofrece hace que ilusoriamente creas que estas bien ahí.

¿Cómo darnos cuenta si nos atrapó la zona de confort?

Mi experiencia consistió en un ejercicio que me sirvió mucho.

Primero para sacarle máximo provecho, te invito a que tomes un cuaderno, una agenda o una pizarra y algo para escribir.

¿Ya estas preparad@?

Bueno, comencemos…

El ejercicio consiste en que tengas bien presente las siguientes preguntas;

¿Cuántos días a la semana reniego de mi trabajo?

trabaja-de-lo-que-te-gusta

¿Cuánto me cuesta levantarme a la mañana para ir a trabajar?

renuncié a mi trabajo
¿Siento que todos mis días son iguales?

Renuncié a mi trabajo

¿Tengo ganas de mejorar día a día en mi trabajo y proponer ideas creativas?

renuncié a mi trabajo
¿De las horas que estoy en mi trabajo, cuántas disfruto? ¿Y cuántas padezco?

renuncié a mi trabajo
¿Cómo está mi humor cuando entro al trabajo?¿Y cuándo salgo?

renuncié a mi trabajo

¿Me siento cansad@

renuncié a mi trabajo

Como me sentía cansada, lo primero que se me ocurrió antes de replantearme nada, fue ir al médico, lo típico, y allí corrobore que mi tiroides, mis vitaminas y mi anemia estaban 10 puntos, por lo que la búsqueda de la raíz del cansancio tenían que ir por otro lado.

Cuando trabajas; ¿Estás con la cabeza ahí, dando todo, o te dispersas con otros temas?

renuncié a mi trabajo

¿Qué temas son los que te hacen dispersar? ¿Tienen que ver con otra salida laboral?

 

Y recuerda que:

«La resignación es un suicidio cotidiano.»
H. de Balzac.

Estas son una serie de preguntas que me hice durante un largo período, obviamente que el tiempo es relativo a cada persona.

Lo que yo recomiendo es que sea un tiempo considerable, ya que si lo hacemos sólo por una semana, puede haber cuestiones particulares o confusiones que no tienen que ver con estar mal en el trabajo, si no con algo que se vive en el momento.

Lo ideal es sostenerlo varias semanas.

Y si te sirve, lo podés ir anotando en esa hoja que agarraste al principio.

Para finalmente poder hacer un balance.

renuncié a mi trabajo
Todos sabemos que un trabajo ideal al igual que el príncipe azul no existe, por lo que es lógico que haya respuestas positivas y negativas.

En mi caso, mi balanza quedó más pesada del lado negativo, por eso tomé la decisión de renunciar.

 11374175_1497208593912772_1305918477_n

Te cuento que a mi me costó tomar la decisión, no sólo por la seguridad que mi trabajo me daba si no también por miedos e incertidumbres y por el que dirán.

La mayoría de las personas, tiene en la cabeza que cuando tenés un trabajo, lo tenés que cuidar y quedarte ahí «hasta que la jubilación los separe».

Yo te cuento que eso no es así, que estás a tiempo de cambiar, de probar cosas nuevas tantas veces sea necesario, hasta encontrar lo que te sienta cómodo, lo que te guste!

«He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito»

Michael Jordan.

También sucede que cuando uno deja algo, un trabajo, una pareja, en la sociedad esta visto como un «fracaso», pero para mi es un éxito con todas las letras y en mayúscula, que mejor ÉXITO que dejar algo que no te hace bien para encontrar algo mejor.

Te dejo otro dato que a mi me sirvió mucho:

Te presento a las chicas de (uffa!), ellas son una genias!

Trabajan para emprendedores, nómadas digitales o cualquier persona proactiva que tenga una idea y quiera vivir de lo que le apasiona.

Con servicios y productos innovadores, lúdicos y contienen un alto porcentaje motivacional.

Ellas dicen…»Nuestro objetivo es que seas feliz. Sí, feliz, compres el producto más barato o tomes el servicio más caro. Trabajamos para que vivas de lo que te gusta porque creemos fervientemente que aunque sea un granito de arena estamos aportando a construir un mundo mejor.»

A mi me sirve mucho toda la información que ellas publican, tanto a nivel técnico, información útil y práctica, como de motivación, por eso, si estás en este tren te súper aconsejo que las sigas;

En Facebook o en  uffaideas.com

Si entrás en su página, te vas a encontrar con una cantidad enorme de posts increíblemente útiles y también varios e-books para descargar con información muy práctica!

 

Ésta es mi experiencia de cómo renuncié a mi trabajo, ojalá te sirva a vos también.

Cualquier cosa que me quieras preguntar podés dejar un comentario.

También nos podemos ver en facebookinstagram o twitter

¿Y vos que tal vas con tu trabajo? ¿Ya te animaste? ¿Estás en proceso? Me interesa saber tu historia.
suscribete